Gran repertorio en la tercera ‘Noche del Arenal’, programa del 40ª Aniversario del Tablao El Arenal, con artistas con carácter en el escenario comandados por Antonio Canales

Lunes noche con sabor a antología. Antonio Canales volvía al Tablao El Arenal 24 años después, era tiempo de la Exposición Universal del 92. Parecía que no había pasado el tiempo. El bailaor dejó su impronta desde que apareció en el Tablao, siempre muy bien arropado por Carmen Lozano. Ambos realizaron un tándem que llegaba a un ritmo coral con las voces de Inmaculada Rivero y Rafael de Utrera.

El espectáculo se tornó con momentos de protagonismo para todos los artistas; comenzaron Canales y Lozano bailando al son de las voces utreranas. Más tarde fue Rafael de Utrera el que tuvo su momento, con unas malagueñas sublimes que encantaron al respetable. Después recogió la bailaora de Morón de la Frontera el testigo, y fue Inmaculada Rivero la que finalizó el penúltimo pase con baile y cante.

El último pase, que destacó para el público presente, fue para Antonio Canales. El bailaor recordó a sus mejores tiempos, algo que hizo que entre vítores y gritos el público sevillano se lo agradeciera.

Hay que destacar que los hermanos Iglesias (Paco y Miguel), que actuarán la semana que viene en el 40ª Aniversairo, fueron los encargados a la guitarra, dejando momentos también sublimes. Pinceladas de lo que nos espera en el Tablao El Arenal.

Antes del momento final, el artista sevillano destacó la importancia del Tablao por encima de otros espacios, y cómo hace posible que el flamenco crezca a pasos agigantados.

En resumen, un espectáculo coral sobresaliente, con momentos cumbres intercalados con detalles de cada uno de los artistas que participaron.

DEJA UNA RESPUESTA