EL TABLAO

Dice el New York Times que El Tablao El Arenal «es el mejor lugar del mundo para sentir las emociones del Arte Flamenco«, y muchas personas en Sevilla piensan lo mismo.

Durante más de 40 años

Sevillanos y visitantes de todos los rincones del mundo han podido descubrir en nuestro tablao flamenco en Sevilla la magia de este arte declarado Patrimonio de la Humanidad.

EN PLENO CENTRO

EL Tablao El Arenal está en la calle Rodos, en todo el centro histórico y cultural de Sevilla. Podrás encontrarnos entre la plaza de toros de la Maestranza de Sevilla y el Teatro de la Maestranza, a pocos minutos de la Giralda, la Catedral de Sevilla y la Torre del Oro.

FLAMENCO ÍNTIMO, PURO Y  CON TODA LA ESENCIA GITANA DE SU FUNDADOR, EL GRAN BAILAOR DE TRIANA CURRO VÉLEZ.

Un espectáculo de puras raíces flamencas de 90 minutos de duración que dejan sin aliento. Con 17 reconocidos artistas del cante flamenco, el baile flamenco y la guitarra flamenca de Sevilla.

Puedes emocionarte sintiendo la pureza del flamenco tomando una copa de vino, unas tapas o cenando, ya que ofrecemos una carta con cuidadísimos platos de alta cocina tradicional andaluza. El maridaje perfecto entre Sevilla, su gastronomía y su arte flamenco. Ven y disfruta del mejor espectáculo flamenco de Sevilla acompañado con una cena de alta calidad.

EL ORIGEN DE NUESTRO TABLAO.

Curro Vélez nació en 1934 en Triana, cuna de famosos toreros y estrellas del cante y baile flamenco.

Curro Vélez: “raza pura por los cuatro costados”, creció entre los grandes del flamenco. Se sintió atraído por este arte y cuando ganó sus primeras pesetas, las invirtió en lecciones de baile con el famoso maestro de Sevilla: Enrique “El Cojo”.

A los 15 años se presentó por primera vez en público en el Hotel Cristina que, en ese momento, contaba con el más famoso tablao de Sevilla. Bajo la hábil dirección de “EL COJO” y ayudado por la intuición de su propia raza, Curro Vélez fue desarrollando su arte hasta convertirse en uno de los valores más prometedores del flamenco.

 

Poco después de su debut pasó a formar parte del ballet de Pilar López, como compañero de ésta.

Partió luego a América donde actuó como primer bailarín en los conjuntos de Carmen Amaya, Antonio, Sabicas y José Greco.

De regreso a España, Manolo Caracol, uno de los mayores artistas de flamenco de este siglo, lo presentó en su célebre tablao “Los Canasteros”, en Madrid.

En 1964, junto a Manuela Vargas, se presentó en la exposición Mundial de Nueva York y en el Festival de París.

En 1966 realizó una gira con Luisa Ortega y Arturo Pavón, como bailarín solista, finalizada la cual decide independizarse.

Curro puso de manifiesto su don para el baile flamenco, dirigiendo y presentando las coreografías más complicadas e innovadoras.

Con su espectáculo “Fiesta Gitana” se presentó en París, en el Theatre des Champs-Elysées durante dos temporadas consecutivas y luego recorrió Holanda, Bélgica y se presentó triunfante en Roma, convertido en una de las máximas figuras del Flamenco por su técnica brillante y su magnífica expresión rítmica.